Ciudad de Viana

Reserve su habitación

Ruinas de San Pedro

Ruinas de San Pedro

Iglesia Sta. María de la Asunción

Iglesia Sta. María de la Asunción

Ayuntamiento de Viana

Ayuntamiento de Viana

Laguna de Las Cañas

Laguna de Las Cañas

Hipogeo del Longar

Hipogeo del Longar

Cúpula octogonal de Torres del Río

Cúpula octogonal de Torres del Río

R’ío Urederra

R’ío Urederra

Logroño

Logroño

Feria de Artesanía de Viana

Feria de Artesanía de Viana

Viana

La histórica y monumental ciudad de Viana, a 81 kilómetros de Pamplona y a 9 de Logroño, está asentada en el sudoeste de Navarra, entre la Sierra de Codés y la vega del Ebro. Su fundación data del año 1219, cuando el rey navarro Sancho VII el Fuerte la reconstruye, otorgándole además el Fuero o Privilegio del Águila.

Las prospecciones arqueológicas están haciendo aflorar medio centenar de yacimientos prehistóricos e históricos que afirman a esta zona como una de las más ricas de nuestros territorios.

Los atractivos de Viana son muchísimos, una ciudad cargada de arte e historia, auténtico museo de arquitectura civil y religiosa, a cuyo interior se accede por cinco antiguas puertas de las murallas, que se cerraban durante la noche hasta finales del XIX. Debemos recorrer sus calles sin prisa, dejándonos sorprender por sus imponentes casas solariegas sin perder detalle de sus fachadas blasonadas que nos hablan de su floreciente pasado.

Podríamos empezar visitando las ruinas de San Pedro (contiguas al hotel). Desde ellas se contempla una vista excepcional de los alrededores: Sierra de Cantabria, la vega del Ebro, Logroño, la Sierra de la Demanda, con San Lorenzo (2040 m).

Tras pasar por delante de la casa que vio nacer al ilustre escritor Navarro Villoslada, “Cantor de la raza vasca”, según reza la placa de la fachada, llegaríamos a la iglesia de Santa María de la Asunción, joya arquitectónica que sorprende por su magnificencia. Su portada imponente, construida entre 1530 y 1560, está considerada por los estudiosos como la obra de piedra más sorprendente del renacimiento navarro. A sus pies está enterrado César Borgia, legendario personaje, Generalísimo de los Ejércitos Navarros, hijo del papa Alejandro VI, muerto en tierras vianesas en 1507. Dentro de sus naves góticas se encuentran ocultos grandes tesoros, entre los cuales destacan las pinturas de Luis Paret, calificado, junto con Goya, como uno de los mejores pintores del siglo XVII.

Al lado de la Iglesia de Santa María se encuentra la Plaza de los Fueros. Se trata del centro de la vida de la ciudad. Su palacio consistorial, imponente obra de piedra, y su fuente, apreciada por los lugareños y visitantes, hace de ella una rincón único, donde los peregrinos del Camino de Santiago se toman un breve descanso de su duro caminar.

La Plaza del Coso está presidida por el Balcón de Toros del Ayuntamiento. En este recinto se encontraba el castillo-fortaleza que protegía el Reyno de los ataques castellanos. Desgraciadamente queda únicamente un lienzo de piedra, vestigio mudo de tiempos gloriosos.

Fuera de las murallas se encuentran el convento y la iglesia de San Francisco, en cuya puerta principal se erige el busto altivo de César Borgia.

Dentro del término municipal hay dos puntos de interés a destacar: La reserva natural de la Laguna de las Cañas, humedal de gran valor ecológico por la variedad de aves que viven y anidan allí. Esta reserva cuenta con un Centro de Interpretación de la Naturaleza abierto al público, desde el cual se puede observar la vida de la laguna e informarse sobre las especies de este entorno. El segundo, el Hipogeo del Longar, recientemente descubierto y ya recuperado monumento funerario subterráneo de unos 4000 años de antigüedad, uno de los más originales e importantes de Navarra.

El Camino de Santiago o Camino Francés

Viana es final de etapa del Camino de Santiago en Navarra. Por ella pasa el llamado “Camino Francés” merced al cual se ha enriquecido cultural, económica, artística y espiritualmente. Quedan varias huellas de esta relación con el Camino: el Hospital de Peregrinos, con su salón gótico (actual Casa de Cultura), las ruinas del monasterio de La Orden, la ermita de Cuevas (cerca de la laguna de Las Cañas) o las ruinas del convento de San Juan del Ramo (en la carretera de Aras), donde el Príncipe Carlos, heredero de la corona del Reyno, pasaba largas temporadas de descanso.

Hoy en día, Viana es un lugar idóneo para terminar alguna de las etapas de este camino y disfrutar tanto del ambiente de sus calles como de sus gentes, abiertas y cordiales con los peregrinos.

Excursiones

La situación estratégica de Viana en la muga de Álava y La Rioja, la convierte en el “campamento base” ideal desde el cual se pueden planificar excursiones y paseos campestres. A modo de ejemplo, os proponemos diferentes ideas para salidas de un día de duración:

– Itinerario turístico por los pueblos de la zona: Torres del Río y su Santo Sepulcro, iglesia románica cuyo tronco octogonal, más elevado que en otras iglesias del Temple, caracteriza la volumetría de esta iglesia. En su interior, la cúpula tiene nervuras en estrella de ocho puntas que sugiere una inspiración musulmana y recuerda las fórmulas arquitectónicas de la mezquita de Córdoba.

La villa de Los Arcos, cuya iglesia cuenta con una de las torres más hermosas de Navarra. La basílica de San Gregorio en Sorlada, joya del rococó, desde la que se puede contemplar una hermosa vista y unas formaciones rocosas singulares. La Sierra de Codés, con el monasterio de su mismo nombre, desde el que podemos iniciar la ascensión al Ioar (1414 m) entre centinelas de piedra que dejan paso a frondosos hayedos.

– Excursión al Val de Lana: enclave geológico singular, en el cual pervive la fabricación del carbón vegetal por métodos tradicionales. Lugar ideal para visitar los cinco pueblos que lo componen.

– Excursión al nacedero del Urederra: enclavado en el parque natural de la Sierra de Urbasa. El camino que lleva al nacedero discurre por el circo de un antiguo glaciar. Las aguas de color esmeralda justifican el nombre que se le puso a este río, ya que Urederra significa agua hermosa en euskera.

– Excursión a la Rioja Alavesa: podemos visitar el puente romano de Mantible, la ciudad medieval de Laguardia, el dolmen de la hechicera, el poblado de la Hoya (Edad de Bronce) y las bodegas de la zona (antiguo Principado de Viana) con sus caldos de merecida fama.

– Visita a la ciudad de Logroño para disfrutar de sus monumentos, su variada gastronomía y realizar compras en sus zonas comerciales.

Fiestas y Celebraciones

San Antón (17 de enero): la víspera se hacen hogueras y se asan ajos, chorizo, etc.

San Felices (1 de febrero): se trata de una conmemoración muy original puesto que se recuerda la fecha de la fundación de Viana, aquel 1 de febrero de 1219, cuando se puso la primera piedra en el portal de San Felices. El tamborilero pasa por las calles convocando a los niños en edad escolar. A la salida de misa reciben de mano de las autoridades una moneda para que se acuerden de la fundación de su ciudad.

Carnavales (Domingo de Piñata): el domingo siguiente a los Carnavales “oficiales” y ya en plena Cuaresma se celebra el Carnaval en Viana. Se trata de una tradición reciente que atrae a numerosas personas dispuestas a hacer un “doblete” con el Carnaval vianés. Juerga y diversión asegurada para los que se acerquen en esta fecha.

Romería de la Virgen de Cuevas (lunes de Pascua): último santuario navarro en el Camino de Santiago, la Virgen de Cuevas goza de la veneración de las gentes de la localidad que se juntan en este día en su ermita. Si hace buen día, muchas cuadrillas se quedan a comer y el ambiente de fiesta dura hasta el anochecer.

Feria de Artesanía “Ciudad de Viana”: organizada por la ikastola de la localidad el Domingo de Ramos, reúne a lo mejor de la artesanía de Navarra y comunidades limítrofes. Centenares de visitantes se acercan a Viana para disfrutar del día que suele estar amenizado con actuaciones musicales, danza y deporte rural. Diferentes actos culturales: charlas, exposiciones…, completan este evento.

Fiestas de Santa María Magdalena (22 de julio): son las fiestas patronales de la ciudad. En ellas se disfruta del ambiente festivo típico de la zona con vaquillas, gigantes y cabezudos, degustaciones gastronómicas, toro de fuego, conciertos, etc. Comienzan la víspera.

Fiestas de La Virgen de Nieva (domingo posterior al 8 de septiembre): han sido hasta hace unos años la fiestas “mayores” de la ciudad, tras la cosecha y la trilla. Aun celebrándose en septiembre son también unas fiestas animadas a las que merece la pena acercarse.

Fin de Semana Gastronómico (semana del 1 de noviembre): durante este evento los restaurantes ofrecen menús especiales para degustar sus especialidades, además se pueden visitar diferentes empresas alimenticias de la localidad, organizádose diferentes charlas y un popular concurso de pinchos en el que participan todos los bares y los restaurantes.